Espacio publicitario


































 

El Intendente municipal de Roque Pérez Juan Carlos Gasparini,observó el estado actual del caudal de agua del río Salado en este partido y se mostró preocupado ante la gran crecida que experimenta el río.

El agua proveniente de otras localidades ha hecho que se pongan en funcionamiento las bombas extractoras, que sacan el agua y la devuelven al río. Pero se vive una situación muy compleja ya que con los ríos altos durante tanto tiempo las napas freáticas suben también a valores altísimos, por lo que hay poca capacidad de filtración.

Gasparini recuerda la inundación de agosto de 2015, en donde gracias a que pudo visualizar el problema, se elevó aún más el alteo y se pusieron en funcionamiento más bombas extractoras, lo que permitió que el agua no ingresara a la planta urbana. Por su parte en las zonas rurales, varias cabezas de ganado se debieron trasladar hacia zonas altas.

El jefe comunal espera que aquella histórica crecida del 2015 no se vuelva a suceder, pero existe preocupación ante esa posibilidad.

Domingo, 23 de abril de 2017 - 17:33:33

Espacio publicitario


























































Visitas

Hoy503
Ayer241
Esta semana7325
Este mes24866
Total929573